• Donde quieres vivir hoy?

Compare Listings

¿Qué sabemos sobre educación financiera?

Educación financiera, es un tema que lo que más me sorprende es cuando lo menciono en algún grupo de conversación, la mayoría de las personas ponen cara de no saber de qué se está hablando, otros pocos tienen una noción bastante básica. Yo por mi parte he dedicado algo de mi tiempo de lectura a aprender sobre el tema. Aun así, siento que no domino el tema y que lo que poseo son meras frases del refranero para motivar a alguien a invertir.
La jerga utilizada en los libros financieros es algo complicada y a mi parecer, hasta algunos autores lo hacen a propósito para ahuyentar a los neófitos. Pero como es bien sabido, “en la era de la información, la ignorancia es una elección”. Buscas en internet y encuentras a los entusiastas de las finanzas queriendo asesorarte y darte el plan para que hagas tu primer millón. Otros más ortodoxos usan la acostumbrada jerga financiera que no hace más que dejarte un dolor de cabeza.
¿Pero porque es importante que aprendamos sobre educación financiera? Primero, porque a muy pocos de nosotros se nos tocó el tema, unos ni siquiera sabemos que es y asumimos que es algo que solo usan los banqueros. Y los que tienen un poco conocimiento sobre esto, se les ve haciendo negocios, cumpliendo metas, terminando proyectos. Segundo, la sociedad en el que vivimos lo exige si deseamos ser competitivos en función de cumplir metas y proyectos. Tercero, debería ser incluido en las materias básicas de colegiatura como la ciencia, la matemática o el español, es una necesidad básica. Es por esto tan importante que todos aprendamos educación financiera.
La Educación financiera es la capacidad de entender cómo funciona el dinero en el mundo: como lo obtienes, lo administras, lo inviertes. Más específicamente, la educación financiera se refiere al conjunto de habilidades y conocimientos que permiten a un individuo tomar decisiones informadas de todos sus recursos financieros.
No es ajeno a nadie el deseo de obtener ingresos extra para realizar ese viaje que desde adolescente deseas hacer, hacer esas modificaciones a tu casa, un auto nuevo no vendría mal; que tal esa chaqueta de cuero que viste que sale de tu presupuesto. Vivimos constantemente en esa zozobra de sacrificar algo para obtener algo, seamos del estrato socio-económico que seamos.  Actualmente, en países como Australia, Canadá, Japón, Estados Unidos y Reino Unido, aumentar el interés por las finanzas personales se ha convertido en uno de los principales objetivos de los programas estatales. ¿Y qué hay de nosotros?
Bien, iniciemos con lo básico, producir el dinero. Si bien es cierto la mayoría de nosotros somos asalariados, contamos con un ingreso quincenal, menos descuentos. Esto nos da un límite de capital con el que contamos. Pero últimamente se ve a mucha gente emprendiendo en negocios on-line, comercios caseros, etc. Buscando ese ingreso extra que nos provea de algo de esa libertad financiera que queremos. Y Aunque a algunos les ha ido bien a otros no tanto. Y de ahí el primer punto. Conocimiento. Mientras más tengas, más oportunidades y herramientas tendrás para ofrecer al mercado. Como obtenemos el conocimiento… creo que está de más que lo diga. ¡LEYENDO!
Buscar un nicho de mercado en el que aún no haya competencia, es algo muy difícil. Debes ser una persona muy creativa para encontrar esta gallina de los huevos de oro, un sector del mercado no explotado. Contando también con el hecho de que no eres el único que está buscando. Hace mucho leí un libro de Al Ries y Jack Trout llamado Marketing Warfare, este mencionaba algo sobre “Los principios de la Guerrilla” lo describía como “encontrar un segmento del mercado lo suficientemente pequeño para defender” y entendí entonces esto; no necesariamente debo irme a competir con los grandes del mercado en mi rubro. Puedo atacar un segmento olvidado por mis competidores, este segmento que ellos no satisfacen, empezamos pequeños y crecemos. Es algo más realista y posible, estrategia utilizada por Microsoft y Apple en los 80’s contra el dominante del sector de la informática en aquel entonces, IBM. Ellos atacaron el sector olvidado por IBM, más que olvidado, ignorado. El usuario común, el estudiante, la ama de casa. Hoy vemos que tuvieron éxito en su estrategia. Y esto por citar un ejemplo.
Una vez que empecemos a producir dinero extra, viene la parte donde casi todos nos ahogamos. Administrarlo. Y aquí iniciamos el ciclo nuevamente… Conocimiento. Como lo adquirimos, está de más que lo diga. En esta parte de nuestro crecimiento podemos recurrir a clásicos como Padre Rico, Padre Pobre de Robert Kiyosaki, es un clásico que muchos neo asesores financieros piensan que debería ser parte de la lectura obligatoria en los colegios. Mientras otros lo apedrean por vender falsas esperanza, léanlo y saquen propias conclusiones. Secretos De Una Mente Millonaria de T. Harv Eker, Este libro analiza paralelamente la historia de dos personas, una que fracasa y otra que tiene éxito, mientras expone irrefutablemente el hecho de que lo que diferencia a una de otra son sus hábitos. En este libro si encontraremos pasos muy concretos para cambiar esos hábitos y pensamientos que dan freno a nuestras metas financieras. Y aunque estos libros no poseen “la receta para ser millonario” te dan algunas luces. Ya que aquí está el meollo del asunto de la educación financiera. Manejar tus recursos, es algo que muy pocos sabemos hacer. Generalmente al producir ganancias extras lo primero que hacemos es correr a saldar deudas. Lo que al final nos deja en lo mismo y se convierte en un círculo vicioso de producir lo que ya debemos. La idea principal de la educación financiera es comprender como funciona el dinero. Comprender algo nos permite controlarlo.
Cuantas veces has mirado atrás, recordando algún bono, aguinaldo o decimo con el que deseaste haber hecho más pero no te diste cuenta en que se esfumo. Eso es por falta de educación financiera. Saber administrar y luego invertir tu dinero es algo tan esencial como saber leer. Y no se trata solo de “arroparte hasta donde la manta dé” se trata de aprovechar al máximo los recursos que tienes para producir más y reinvertir, hasta llegar al punto de acrecentar tus ingresos, manteniendo el flujo de dinero constante. Sigamos adquiriendo conocimiento, El Inversor Inteligente de Benjamin Graham, Este libro es ya una leyenda dentro del mundo de la inversión, sobre todo por su autor, Benjamin Graham, profesor de grandes eminencias de la inversión como Warren Buffett, Walter Schloss y Irving Khan. Aunque este libro no sea puramente Educación financiera, sí que es obligatorio para toda aquella persona que en algún momento dado de la vida necesite o desee invertir.
Seguimos en nuestro camino de iluminación financiera, y digo seguimos porque yo continuó en mi búsqueda de la utopía financiera. Pero creo ya tener claros algunos principios básicos. Primero, obtener conocimiento para ser competitivo. Segundo, aprender realmente cómo funciona el dinero para poder controlarlo. Tercero, invertir en lugar de gastar. Y los tres pasos comprenden lo que es la educación financiera. Ya ven porque es tan importante.
Este fue solo un abre bocas del vasto mundo de la educación financiera, seguiré buscando, leyendo, aplicando y aprendiendo. Espero topármelos en ese camino de conocimiento.
 

“Solo eres pobre si te rindes. Lo más importante es que hiciste algo. La mayoría de la gente solo habla y sueña de hacerse rica. Tú has hecho algo.”

Robert Kiyosaki

Related posts

Invertir en Panamá!

Invertir en Panamá abre grandes opciones de generar cuantiosos dividendos gracias a una...

Continue reading